Cien días de solidaridad organizada en Cañuelas.

Compartir

Han pasado cien días desde el inicio del A.S.P.O. (aislamiento social preventivo y obligatorio). Medida impulsada por el gobierno del Presidente Alberto Fernández para prevenir el avance desmesurado de la pandemia de Covid19, con estimaciones que calculaban decenas de miles de contagios y muchos miles de muertos para esta fecha, tal como ha ocurrido en los países que decidieron dejar todo liberado. A.S.P.O. focalizado ahora en el AMBA y en Chaco, y el resto de las provincias libres o casi libres del virus, real efecto de esas tempranas medidas.

En Cañuelas organizaciones políticas  encararon desde entonces el desarrollo de formas de ayudar a todos aquellos que lo necesiten. Ollas y cocinas solidarias para ofrecer raciones de comida caliente o en viandas, semanales o diarias, despliegue de “roperos” por los barrios para entregar de forma gratuita abrigos e indumentaria, gestión para acercar proveedores con productos a menos precio que el de góndolas, ayuda con trámites digitales sobre todo a personas mayores, y más.

Sostiene Ricky Aristegui referente de La Cámpora en Cañuelas: “Cuando todo esto pase vamos a estar orgullosos de todo lo que hicimos para dar una mano a quien más necesita. La solidaridad se contagia entre todos los grupos en los diferentes territorios del país cuando tenés dentro tuyo el ánimo y el afán de ayudar al otro, la empatía, dando lo que sea posible, haciendo valer más que nunca que “la patria es el otro”. En estas situaciones difíciles surgen nuevos aprendizajes para construir con creatividad buscando generar alguna solución para el día a día”.

Desde el inicio de la “cuarentena”, ante la obligación de cerrar todas las actividades comerciales excepto las denominadas esenciales para evitar la circulación de personas, han disminuido los ingresos de enormes sectores de la población. Muchos empleados cuyas empresas o les redujeron el salario o dejaron de percibir extras, otros dedicados a actividades cuentapropistas como los vendedores callejeros o de ferias ambulantes que perdieron cualquier tipo de aporte monetario al núcleo familiar.

El gobierno nacional implementó medidas de inyección económicas tales como aportes a las A.U.H., pensiones o jubilaciones, más el creado I.F.E. (Ingreso Familiar de Emergencia) para estas situaciones urgentes. Pero aun así gran parte de los argentinos tienen dificultades para cubrir la alimentación básica del mes, sobre todo si tienen niños o son numerosas, y en los barrios con mayor concentración de poblaciones humildes.

Llegados los cien días de aislamiento social, para paliar en parte las necesidades, se realizaron más de 100 ollas populares desplegadas en las zonas de mayor necesidad. Ollas para alimentar a cientos de familias, compuestas de alimentos donados en su totalidad por cientos de colaboradores anónimos. Ollas repletas de solidaridad y esfuerzo de integrantes de las fuerzas políticas y sociales.

En nuestro partido de Cañuelas, varias organizaciones políticas se encuentran trabajando juntas, desde antes de la pandemia por la crisis que dejó el gobierno anterior, concentrando sus actividades en este A.S.P.O. en el distrito, acercando a los barrios más vulnerables ayuda como la antes mencionada todas las semanas. Hablamos de Fetraes Cañuelas, La Cámpora Cañuelas, Forja Cañuelas, Causa Nacional Cañuelas, Lxs Irrompibles Máximo Paz/Solidaridad Frente, CNCT Cañuelas, Agrupación Sindical Eva Perón Cañuelas. Sin dejar de mencionar a la Subsecretaria de Hábitat y Economía Popular de Cañuelas en la gestión del camión de “precios justos”.

También se refirió al respecto Lucia Soria, referente de Lxs Irrompibles Máximo Paz de Cañuelas: “Con el transcurso de la pandemia se hace visible que todos necesitamos de la ayuda del otro en algún ámbito, familiar, personal, social, económico. En el país nunca más se deben dejar de lado los valores fundamentales para el Estado de la salud, la educación, la tecnología, la investigación, el cuidado del ambiente; no pueden ser descuidados en un país soberano como lo es la Argentina. Un país que, a pesar de todo, siempre logra salir adelante por esta calidad de argentinos, los solidarios, que son más. La pandemia del Covid19 aún irresuelta y este aislamiento social que continúa nos dejan algo: Por sobre los barbijos empezamos a descubrir la ternura de las miradas, y el inmenso valor del esfuerzo solidario”.