El drama de una cañuelense en medio del huracán Irma

Compartir

Gabriela Sciuto vive en el estado de Florida con su esposo Rob. Después de días de angustia debieron evacuar de urgencia y dan su casa por perdida. En diálogo con CañuelasYa contó cómo es escapar del espanto.

21586179_1593175984087223_2028827722_n

“Sólo tuve tiempo de agarrar las cosas más importantes; mi mate, la pava que me regaló mamá, yerba, las fotos de mis hijos y viejita, los dibujos de Maitena, mi nieta adorada, la colcha crochet que me regaló mi abuela Emilce Menconi, la camiseta de Argentina y una imagen de la Virgen de San Nicolás”.

Con precisión quirúrgica, la cañuelense Gabriela Sciuto enumera las cosas que alcanzó a llevarse en medio de una dramática evacuación, ante la inminente llegada del temible huracán Irma a la zona de la Florida, donde vive. No es para menos: son sus únicos tesoros, quizá todo lo que le quede cuando el drama pase. Gabriela habló con CañuelasYa desde Ocala, una ciudad a 70 millas de Orlando, donde los recibió un amigo del higth school de Rob, su esposo americano desde hace 5 años. Desde ahí esperan como todos la llegada de Irma.

Ya no se puede circular, hay toque de queda en Miami desde las 8 p.m. Por lo pronto, ya dan su casa por perdida: “Sabemos que estará 12 pies bajo el agua, y eso que no es una zona inundable”, contó la cañuelense, y relató la dramática evacuación. Cada uno en su auto, con algunos alimentos enlatados, agua, medicina y Miss Kitty -su gata- se sumaron a la enorme caravana que abandonó la zona crítica.

“Dejás todo, y cuando digo todo es to-do”, asegura Gabriela. “Somos 18 millones de personas intentando sobrevivir”, afirma. Rob ya sabe lo que un huracán puede hacer. Es meteorólogo, y en el año 92 se encontraba en la guerra de Corea del Sur cuando pasó por la zona el huracán Andrew. Desde allá, pudo convencer a sus padres de evacuar su casa, aún cuando las autoridades no lo recomendaban. No se equivocó: lo perdieron absolutamente todo. “Acá todavía no llegó, por ahora sólo hay viento y nubes, pero esperamos que esta madrugada llegué a Miami y mañana por la noche estará por acá”, cuenta Gabriela sobre “Irma”, sin nombrar a la tormenta. No hace falta: está claro de qué habla.

Ya nadie habla por allá de otra cosa. Mientras esperan y rezan para que Irma baje de intensidad, Gabriela se comunica por las redes sociales con familia y amigos, y reflexiona sobre lo que significó dejar su hogar: “Trabajamos mucho por neustra casa, y dejamos mucho… o nada, porque cuando te enfrentas a la situación de tener que sobrevivir, te das cuenta que tu Vida vale más que todo”.