En Modo Radio: Entrevista a Nicolas Celhabe periodista con escuela en Cronica.

Compartir

 

SE DIÓ CUENTA QUE TENÍA CORONAVIRUS ¡DE PEDO!

Una pareja estaba acostada en su cama. El hombre despidió una flatulencia y al darse cuenta que su esposa ni se inmutó por el olor, se percató que ella estaba perdiendo el olfato y le aconsejó que al otro día se realizara un hisopado. El testeo practicado a las horas dio positivo. Un singular episodio trascendió los límites de las famosas «cuatro paredes» y se transformó en una cómica noticia. Un matrimonio adulto percibió que la mujer estaba perdiendo el olfato por un gas intestinal. El hecho, que comenzó a girar como una anécdota risueña en la ciudad de Lobos tiene, según los vecinos, absoluta veracidad. «Son muy conocidos acá en Lobos», pero al ser un acto privado se mantiene en reserva la identidad de ambos actores principales. Una pareja estaba recostada en la cama a punto de irse a dormir. De manera jocosa, sabiendo que tiene prohibida la posibilidad de «compartir» flatulencias, el hombre soltó la ventocidad con hediondez bajo las sábanas, esperando una reprobación de su esposa. Pero ese reto nunca llegó. Insistió haciendo vientito… y nada. Casi sin poder respirar, el «infractor» le consultó si no sentía un olor fuerte a su mujer, que llamativamente respondió un rotundo no. En ese instante el hombre le confesó que había hecho la broma conocida como «el horno holandés» (soltar un gas debajo de las mantas), que de casualidad terminó aflorando el primer sintoma de Covid en la señora, que practicamente ya no tenía olfato. Por esta situación, a las pocas horas la mujer se realizó un hisopado, que terminó dando positivo. Se encuentras aislada, en buen estado de salud general.