El equipamiento del Hospital Regional bajo la lupa

Compartir

Se conoció el resultado de una auditoría ordenada por la justicia federal de Morón a mitad de año sobre los equipos médicos y el mobiliario del Hospital Kirchner. Equipos no entregados (incluido el angiógrafo), faltas y demoras en los pagos; material sin seguro y mal embalado, e incluso equipamiento que fue cedido por la anterior gestión a otro hospital. ¿Con qué tecnología ya cuenta el nuevo centro de salud?


Un equipo a cargo del Dr. Matín Villar, llevó a cabo entre mayo y junio de este año una exhaustiva auditoría para conocer el estado del equipamiento del Hospital Regional Néstor Kirchner y evaluar los procesos de compra por medio de los cuales se adquirieron dichos bienes.

El informe se realizó a pedido del juzgado Federal Nº 2 de Morón a cargo del Dr. Rodríguez, y detectó algunas irregularidades por las que recibieron cuestionamientos funcionarios tanto de la gestión anterior como de la actual.

El equipo auditor relevó los procesos licitatorios por medio de los cuales ACUMAR adquirió el equipamiento para el Hospital, y realizó además una inspección in situ.

Según consta en el informe, fueron relevados casi 800 lotes de equipamiento médico, y pudo constatarse la existencia de la mayoría de los bienes adquiridos: en el Hospital Kirchner hay en existencia, entre otros equipos, ecógrafos (de alta complejidad, oftalmológico, portátiles), respiradores para adultos y neonatales (fijos y de transporte), sistemas de tomografía computada, mamógrafo, equipos de RX fijos, móviles y odontológicos, carros de reanimación con cardiodesfibrilador, set de instrumental para cirugía general mayor, y tres unidades móviles (ambulancias 0 km).

Sin embargo, se constató también la falta de algunos equipos ya adquiridos, entre ellos el angiógrafo de la polémica, comprado a GE Healthcare SA por un monto de $8.810.802. Vale mencionar que la auditoría menciona que por no haberse certificado la “recepción definitiva” del equipo, aún no se encuentra corriendo el plazo de la garantía, como se había mencionado durante el debate por el intento de traslado del aparato.

El total de equipos no entregado representa el 28% del total, por un monto de 56 millones, aunque de esa suma se debían a mitad de año al menos 9 millones.

La auditoría detectó también demoras y faltas de pago. Figuran “pagos pendientes” por más de 23 millones de pesos.

El cuidado de los bienes y equipos adquiridos también recibió cuestionamientos en el informe, y se detectaron falencias adjudicables tanto a la gestión anterior como a la actual. Entre ellas, se mencionó que gran parte del material, no cuenta con el debido embalaje, lo que compromete  “la seguridad de los mismos y sus piezas a pérdidas y/o deterioros debido a su exposición”.

Tampoco había al momento de la auditoría un inventario de los equipos adquiridos, ni se había contratado una cobertura de seguros para disminuir riesgos en caso de siniestros o robo.

Por último, la auditoría reveló que el 6 de noviembre de 2015, el entonces director de Infraestructura del Ministerio de Salud, Javier Picón, autorizó el retiro de 5 camas eléctricas de internación marca Quiro MED, que fueron llevadas con destino de préstamo al Hospital “El Cruce” de Florencio Varela.  “Se sugiere al área competente que arbitre los medios necesarios tendientes a la restitución de los bienes que conforman el patrimonio del Organismo”, pidieron los auditores.