Escuela 34: separaron a una docente trucha

Compartir

Trabajaba con una constancia de alumno regular de tercer año de magisterio, pero se comprobó que estudiaba para bibliotecaria y sólo estaba en el primer año. Analizan si adulteró sellos y firmas.


Una maestra que se desempeñaba en la escuela primaria del barrio Libertad fue separada de su cargo luego de que se comprobara que había accedido al cargo de forma fraudulenta, presentando documentación apócrifa.

Según pudo confirmar CañuelasYa, la mujer –cuya identidad no trascendió- se inscribió en el año 2017 con una Constancia de Alumno Regular del Instituto N°35 de Monte Grande, que acreditaba el 62 por ciento de la carrera aprobada. Con ese porcentaje, la Secretaría de Asuntos Docentes (SAD) la colocó en el Listado N°108 B infine ítem 3, que le permitió acceder por medio de un Acto Público al cargo de maestra suplente.

Una resolución posterior de la Dirección General de Escuelas prohibió que los docentes ejercieran sin el título correspondiente, a excepción de aquellos que mantenían la regularidad de la cursada y se comprometían a recibirse en el plazo de un año. Por este motivo, la docente debió presentar otras dos constancias del mismo Instituto, con firma del secretario y prosecretario, respectivamente.

La Secretaría de Asuntos Docentes (SAD) actuó a partir de un llamado anónimo, y publicaciones que se hicieron en redes sociales, alertando sobre que la maestra en cuestión era “trucha”. La titular del Secretaría, Emma Corbalán, se contactó con la Inspectora de Educación Primaria, Mónica Santillán, y decidieron pedir informes al Instituto Docente de Monte Grande.

La documentación con que contamos son fotocopias, ya que los originales se perdieron en el incendio que sufrimos el 14 de mayo en la sede. A la vista, en las fotocopias no parece nada adulterado”, explicó Corbalán ante la consulta de este medio.

El Instituto nos respondió que la mujer había cursado en el año 2015 pero la carrera de bibliotecaria, y sólo en el primer año. Ante esta situación decidimos citarla, y ella nos reconoció la situación. De acuerdo a su versión, el Instituto le consignó ese porcentaje del 62 por ciento por error, y que ella decidió presentarlo igual, consciente de la falsedad de los datos, que además ratificó de puño y letra en febrero”, agregó, confirmando que se ordenó el cese inmediato de la falsa maestra.

El tema podría derivar en una denuncia penal, ya que además de abrir un sumario interno, la SAD le solicitó al Instituto que constate si las firmas y sellos que presentó la docente trucha son originales o fueron adulterados. Sin embargo, al no contar con los originales, será algo muy difícil de dilucidar.