Las cenizas del Padre Alejandro ya descansan en la capilla de La Garita

Compartir

En el Día de la Virgen, y al cumplirse el décimo aniversario del inicio de las obras de la capilla Desatanudos, los restos del padre Alejandro Delorenzi fueron depositados junto a la imagen de la Virgen. El Papa Francisco envió un saludo especial.


A casi dos meses de su desaparición física, los restos del padre Alejandro Delorenzi encontraron descanso final en la capilla que él mismo fundó y ayudó a construir, en el barrio La Garita. La comunidad de la Capilla Desatanudos decidió para realizar la ceremonia aguardar hasta el Día de la Virgen (8 de diciembre) en que además se cumple el décimo aniversario del inicio de las obras y la colocación de la Piedra Fundamental, llevada a cabo por el propio “Padre Ale” como todos llamaban cariñosamente.

El propio Papa Francisco -amigo personal del padre Delorenzi desde cuando como Jorge Bergoglio dirigía el Arzobispado porteño- envió desde Roma un mensaje especial para este día:

A los amigos de la Comunidad Desatanudos. En este día en que dan sepultura en la Capilla al P. Alejandro, quiero decirles que estoy cerca de Ustedes. Les agradezco todo lo que han hecho por Ale, y còmo lo cuidaron. Le pido a èl que, desde el cielo, los bendiga y los cuide. Y, por favor, no se olviden de rezar por mí. Que Jesús los bendiga y la Virgen Santa los cuide. Fraternalmente. Francisco“, reza la nota que le hizo llegar a la comunidad el Papa por medio del Obispo Auxiliar de Lomas de Zamora, Jorge Lopez Torres Carbonell.

La ceremonia llevada a cabo por el Padre Claudio -quien sucedió a Delorenzi al frente de la Capilla- fue presenciada con emoción por muchos fieles y amigos del desaparecido sacerdote, entre ellos el intendente Gustavo Arrieta y su esposa Marisa Fassi, a quien Alejandro bendijo el día de su boda, que casualmente tuvo lugar también un 8 de diciembre, del año 2010.


El pase de diapositivas requiere JavaScript.