María Laura Alayón: “Mi familia siempre me apoyó en todo”

Compartir

La cañuelense habló con CañuelasYa luego de que su ex pareja fuera condenado por matar a un anterior novio suyo que la acosaba. El maltrato que sufrió antes y después del hecho y el padecimiento por la difusión de videos íntimos: “No hice nada malo”.


María Laura Alayón, la mujer de la que hoy hablan en todos los medios nacionales, es –para quienes la conocen de su infancia y adolescencia- simplemente Laurita, esa joven simpática y familiera que tiene en Cañuelas fuertes lazos afectivos: aquí viven sus hermanos y sobrinos, además de muchos de sus amigos de la juventud.

Y son ellos, asegura, los que le permitieron sobrellevar el infierno por el que atravesó en los últimos años: “Yo soy muy reservada, traté de que mi familia esté afuera de esto y no los toque a ellos, pero igualmente siempre me apoyaron en todo”, le dijo Laura a CañuelasYa.

Hace poco más de dos años, en noviembre de 2015, la vida de María Laura cambió para siempre, cuando su pareja de entonces, Gastón Berganza, mató a tiros a su ex novio, Diego Feinman, en el estacionamiento de un restaurante de Pilar. La madre del propio Berganza se hallaba esa noche en el auto desde el que el empresario disparó, y en el que también iban Laura y su pequeña hija.

Este lunes, Berganza fue condenado a 25 años de prisión por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 5 de San Isidro. Desde un comienzo, la versión del empresario fue que confundió a Feinmann con un ladrón, pero la Justicia no le creyó. Y es que en los días previos, la víctima había acosado a Alayón y su pareja, difundiendo videos sexuales en las redes.

En todo este tiempo, Laura fue víctima muchas veces. Primero, de Feinmann, quien la golpeó y acosó, al punto de difundir los videos íntimos. Pero también lo habría sido del propio Berganza: según ella misma contó en una nota al diario Clarín, éste la agredía y culpaba por lo sucedido.

Gastón me echaba la culpa de lo que había hecho, de haber estado preso. Y así fue todo el tiempo que vivió en mi casa. Pensé que tenía razón, me sentí culpable por mucho tiempo hasta que me di cuenta de que yo no disparé”, contó en esa entrevist.

Además, se sintió juzgada por los comentarios en redes sociales de gente que nunca la conoció.

Me costó mucho hacer esa nota”, le contó Laura a CañuelasYa sobre la entrevista en Clarín, donde relata todo lo que vivió tras esa fatídica noche. “Quiero cerrar esto de una vez por todas, la gente es muy mala y habla mucho sin saber”, explicó.

Laura reconoce que sintió vergüenza por los videos: “Estuvieron en todos lados, y era algo privado con mi pareja. Pero no hice nada malo, lo hace todo el mundo”, explicó.

Además de mi familia, me escribieron algunas amigas para apoyarme en este momento difícil. Lo único q quiero es estar en paz con mis hijos que son mi vida”, cerró Laura.


Algunas frases de la nota en Clarín

“Hoy escuché que una solución que prioriza la muerte de alguien no es una solución justa, y estoy convencida de ello. Ojalá (Berganza) pague por lo que hizo”.

“No sabía que tenía el arma en el auto. No lo hubiese dejado, menos con mi hija ahí”.

“Creo que a él (por Berganza) no le importó mi nena, ni la mamá ni yo. Fue él el que decidió apretar el gatillo. Podría haber hecho otra cosa… Ya en el momento de ir armado no pensó en nadie. Hoy, después de más de dos años, me entra la duda si sabía o no que era Diego”.

“Gastón nunca le pidió disculpas a la madre de Diego, no se arrepintió. Él no piensa en los otros, le importa él y nada más”.