“Santa María: ¡nos van a escuchar!”

Compartir

Los estudiantes del colegio secundario dependiente del Obispado de Laferrere protagonizaron una enérgica protesta luego de que trascendiera una denuncia de abuso por parte de un sacerdote a una estudiante. Pidieron la creación de un Centro de Estudiantes y aseguraron que dentro de la escuela se viven casos de bullyng, homofobia y persecución.



Mas de 500 personas, en su mayoría estudiantes, realizaron este mediodía una fuerte protesta en las puertas del colegio secundario Santa María, exigiendo explicaciones luego de que el fin de semana se conociera el caso de una estudiante de 14 años que habría sido víctima de una situación de abuso por parte de un sacerdote, catequista de la institución.

Si bien el Obispado de Gregorio de Laferrere difundió un comunicado entre docentes el fin de semana asegurando que se habían tomado los recaudos necesarios para proteger a los alumnos, y que el tema estaba en manos de las “autoridades educativas oficiales”, los estudiantes consideraron insuficiente la respuesta, y contaron que durante el día de clases los docentes y directivos contestaron con evasivas a sus preguntas sobre el caso.

Si bien el comunicado aseguraba que “las puertas de la escuela se encuentran abiertas para aclarar cualquier preocupación que los padres o docentes pudieran tener”, en la práctica eso no sucedió: varios padres que participaron de la marcha tocaron el timbre en reiteradas ocasiones buscando la palabra de algún directivo, pero no consiguieron siquiera que les abrieran la puerta.

El Santa María tiene un largo historial de situaciones de acoso verbal, bullyng, violencia de género y homofobia; encubriendo a los agresores, siempre varones, y culpando a las víctimas, siempre mujeres”, leyeron los propios estudiantes en un comunicado.

En el 2017 una chica fue amenazada por sus compañeros y el Colegio no hizo nada, lo tapó y le quitó importancia, se encargaron de decirle a los alumnos que lo que ella decía era una exageración”, contaron, y denunciaron también que en el 2015 una pareja de estudiantes lesbianas fueron “perseguidas” por el Colegio.

Hoy lograron que todos los alumnos se junten por una misma causa”, leyeron también en el comunicado. “Estamos acá, firmes con nuestra posición, no podíamos llegar al colegio como si nada, haciendo la vista gorda ante algo tan delicado”, dijeron los estudiantes.

Durante la protesta, los estudiantes reclamaron medidas concretas: “Exigimos que nos protejan, y la reconsideración de los curas en las aulas, medidas concretas para evitar que este hecho se repita. Creemos necesarios que se formen organismos de representación estudiantil dentro del colegio, algo que se pidió demasiadas veces y se rechazó, siendo negado un derecho constitucional”.

También se debe crear un protocolo de violencia de género. No puede ser que se nos nieguen derechos como la educación sexual integral, o que se haga imposición de ideología como sucedió en el Jardín cuando los chicos aparecieron con pines de Salvemos las dos vidas”, pidieron.

Queremos que se descubra toda la mugre que tapan, no seremos cómplices”, cerró el comunicado difundido por los propios estudiantes.


El pase de diapositivas requiere JavaScript.