Dos móviles policiales dañados durante una persecución

Compartir

Cuatro jóvenes de 17 y 18 años fueron perseguidos por la policía luego de que presuntamente los descubrieran intentando forzar la persiana de la panadería Emmanuel. En la persecución, dos patrulleros se tocaron y un oficial resultó con heridas leves. La fiscalía ordenó la inmediata liberación de los aprehendidos.


El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Un oficial de la policía –de apellido Sánchez- resultó con heridas, en tanto que dos móviles resultaron dañados como consecuencia de una persecución policial que tuvo lugar el pasado sábado en horas de la madrugada.

Según pudo saber este medio, alrededor de las 5 de la mañana del sábado, personal de la Guardia Urbana dio aviso de un robo en proceso en la panadería Emmanuel, de Lara y Belgrano, apenas a 100 metros del Centro de Operaciones de Seguridad.

Sobre el origen de la persecución, hay dos versiones diferentes: Para la Policía, cuatro jóvenes (dos de 17 y otros dos de 18 años) estaban intentando forzar una de las persianas del comercio cuando fueron sorprendidos. Pero según otros trascendidos, en realidad no habría ninguna actividad delictiva, sino que los cuatro muchachos se asustaron ante la orden de la Policía, e intentaron llegar hasta la casa del padre de quien conducía el vehículo.

Los cierto es que los jóvenes escaparon en una camioneta Oroch color blanca, seguidos de cerca por varios móviles de la policía.

Tras 15 minutos de persecución, en la intersección de las calles Catamarca y Dr. Houssay del barrio San Ignacio uno de los móviles policiales no logró frenar a causa del barro, y golpeó en la parte trasera de otro de los vehículos oficiales. Como consecuencia del “toque” uno de los patrulleros terminó en una zanja con serios daños en el frente y tren delantero. En tanto, el Sargento Sánchez –que conducía el móvil golpeado- sufrió el efecto “latigazo” y debió ser hospitalizado con cuello ortopédico.

En tanto, otros móviles policiales lograron finalmente dar con la camioneta Oroch, aprehendiendo a los cuatro jóvenes, cuya identidad permanece en reserva aunque se supo que todos tienen domicilio en la zona céntrica de Cañuelas.

La requisa del vehículo resultó negativa, no hallándose armas ni sustancias ilegales. Tampoco se habrían constatado daños en la persiana que presuntamente habrían intentado abrir, y por ello los cuatro jóvenes fueron liberados de inmediato, ya que la Fiscalía en Turno de la Dra. Norma Pippo y el secretario Lisandro Damonte decidieron no avalar la aprehensión por tratarse de un presunto Robo en grado de tentativa, aunque agravado por intento de fuga.