Está embarazada, y aún así la despidieron de la policía

Compartir

Desde hace dos años y medio, Guadalupe Batisda integraba la Policía Local de Cañuelas, hasta que le dieron la baja por “no poseer el perfil psicológico adecuado”, a pesar de estar embarazada. Serían más de 40 los oficiales despedidos en el distrito.


Sin recibir demasiadas explicaciones, tras una entrevista en La Plata, Guadalupe Batisda recibió una copia de una cédula de notificación, donde se le informa que en el marco del Expediente N° 21.100-613732/17 el Ministro de Seguridad de la Provincia decidió su baja obligatoria, luego de que la Dirección de Sanidad informara que “no posee el perfil psicológico adecuado para desempeñar tareas propias de la función policial para la que ingresaron”.

Guadalupe tiene 21 años, y se sumó a la Policía Local de Cañuelas en enero del año 2015 como cadete, siendo nombrada oficial en agosto de ese mismo año. En todo este tiempo no tuvo ningún sumario en contra, y únicamente recibió sanciones menores, por hablar con algún compañero o ir al baño sin dar aviso. Pero nada que justifique la baja.

Hace poco más de un mes, la convocaron del Ministerio para una entrevista:

guada_batisda_policia_local_canuelas_2A mí me llamaron a La Plata, me hicieron preguntas relacionadas a mi familia, a la relación con mi jefe, y después de eso me sacaron la ropa el arma y me dijeron que no estoy apta para la función”, contó la joven, a quien no le dieron mayores explicaciones. “Supuestamente la orden de la baja la dio el ministro de Seguridad, y la que decidió echar gente fue Vidal”, agrega.

Las autoridades conocían que estaba embarazada y aún así la cesantearon. De hecho, desde hace un mes la joven dejó de prestar servicio en la calle y se desempeñaba con tareas administrativas.

En los últimos dos meses, Guadalupe siguió recibiendo el sueldo, y con ello tiene acceso a la obra social, pero no sabe por cuánto tiempo más: “Algunos compañeros en la misma situación cobraron tres meses y después nunca más. Nadie me explicó nada”, dijo sin saber si cobrará los meses de preaviso o la multa por despido de una mujer embarazada que establece la Ley.

Estoy mal, porque no lo esperaba, no sólo estoy embarazada sino que además tengo una nena de la que me hago cargo sola, y en este estado yo sé que nadie me va a dar trabajo”, le contó Guadalupe a CañuelasYa, al tiempo que indicó que ya se contactó con un abogado para que analice su caso.

Se estima que en Cañuelas son más de cuarenta los oficiales que fueron cesanteados de la Policía Local. Una decisión polémica que no sólo impacta en las políticas de prevención sino también en la economía de muchas familias.