Un hombre murió por presunta sobredosis tras una requisa policial

Compartir

Tenía 45 años y vivía en Cañuelas. Se presume que ingirió un envoltorio de cocaína para evitar que la policía lo encuentre. En el auto se halló una pistola automática.


Un hombre de 45 años, identificado como Patricio Eduardo O´Gorman, murió esta madurgada luego de que el remis en que viajaba fuera detenido y requisado por la policia, que encontró una pistola automática.

Las extrañas circunstancias, que serán analizadas por la Justicia bajo la carátula “Investigación Causales de Muerte” y “Tenencia ilegal de arma de guerra“, tuvieron lugar pasada la 1 de la madrugada en la rotonda de las rutas 3 y 6, donde un móvil policial del Comando de Patrullas de Cañuelas se cruzó con un Renault Logan color blanco, que trabaja como remis para una reconocida empresa local.

Según fuentes policiales, los efectivos advirtieron una presunta “actitud sospechosa” del vehículo por lo que decidieron detenerlo. En el remis viajaba –además del chofer- una pareja en el asiento trasero.

Durante el control, los policías advirtieron un cargador de arma de fuego, por lo que decidieron profundizar la requisa sobre las personas, hallando así en el interior del auto una pistola automática, y trasladando a todos a la sede del Comando de Patrullas.

Una vez en el lugar, O´Gorman se descompensó y “comenzó a largar espuma por la boca”, razón por la que de inmediato se convocó una ambulancia que lo trasladó al Hospital Marzetti, donde falleció minutos después.

La hipótesis policial es que la causa de la muerte habría sido una sobredosis de cocaína. Según se supo, por la boca despidió un “envoltorio de nylon conteniendo una sustancia de color blanca”, por lo que se presume que antes de ser interceptado se tragó dicho envoltorio para evitar ser descubierto.

Tanto el remisero como la pasajera que acompañaba a O´Gorman fueron identificados en la causa en calidad de testigos. La autopsia y otras pericias intentarán confirmar o no las sospechas policiales sobre el hecho.