La Dolfina cada vez más grande con un Cambiaso enorme

Compartir

El equipo de  Cañuelas obtuvo el 124 Abierto Argentino de Polo al derrotar a  Ellerstina por 14 a 13 en al final. Fue la undécima conquista del equipo liderado por Cambiaso en la catedral del Polo en Palermo y la quinta consecutiva (Ph: Christian Grosso)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Resulta dificil encontrarle calificativos a ésta una nueva conquista de La Dolfina en Palermo. Y es que el club de Cañuelas sigue añadiendo páginas a una historia que en la catedral del Polo naciera allá en el año 2000. Desde entonces hasta la fecha, el equipo liderado por Adolfo Cambiaso llegó a 17 de las 18 finales disputadas, levantando con la de ayer 11 veces la siempre anhelada copa plateada con la que se consagra al campeón del Abierto Argentino.

Y como en aquellos partidos de principio de la década pasada, el ganador necesitó más que nunca de la inspiración de su líder. Cuando las cosas no salían y lejos estaba el equipo de Cañuelas de exhibir el nivel que lo había llevado a una nueva final, Cambiaso se puso el equipo al hombro y fue el artífice de una levantada que a la postre pondría a La Dolfina en partido luego de un errático inicio en los dos primeros chukkers. Bastó que el astro del polo mundial se adueñara del juego ( tuvo un protagonismo diferente al rol que venía desempeñando en el último tiempo) para que La Dolfina empezara a encontrar respuestas en el tanteador más que en el juego. Y fue así que de la mano de Cambiaso, el ahora pentacampeón consecutivo, fue dándole forma a una victoria que en los chukkers seis y siete parecía tornarse irreversible. Allí en el penúltimo parcial, La Dolfina llegó a estar cuatro goles arriba de Ellerstina que parecía sostenerse solo en la peligrosidad latente de Pablo Pieres.

Pero la final de Palermo siempre es un partido aparte y cualquier cosa puede pasar. Como que Ellerstina que parecía perdido, remontara la desventaja con la que había comenzado el parcial ( 3 goles) y llegara a forzar un suplementario con toda la dosis de dramatismo que siempre implica ese alargue que se define con gol de oro.

Y allí fue Cambiaso nuevamente el que iba a desequilibrar. Saliendo de contraataque  luego de un pase de  Pablo Mac Donough vio cruzar toda la cancha a Juan Martín Nero a quien habilitó con un largo pase poniéndolo a correr de cara a los mimbres. Nero – que había sufrido un golpe anímico importante al perder a su yegua Oli Chicha por lesión- controló la habilitación de Cambiaso de revés para luego con un toque con el taco abierto sentenciar el partido contra el arco de Avenida del Libertador para la algarabía de toda la gente de Cañuelas.

Es común que en cualquier deporte, cuando el funcionamiento colectivo no es el deseado el auxilio debe venir por el lado de las individualidades. La Dolfina tiene al as de espadas, que aún a sus 42 años demostró seguir siendo desequlibrante. Cuando la mano viene difícil y las cosas no salen, cuando cada pelota quema y la arena del reloj se escurre deben aparecer los grandes. La Dolfina tiene al mejor de todos. Lo tiene a Cambiaso. Por eso festeja hoy un nuevo título de campeón.

 

Los equipos finalistas y la progresión:

 

Cancha 1 de Palermo – Copa HSBC

 

La Dolfina Sancor Seguros: Adolfo Cambiaso (h) 10 (8, seis de penal), David Stirling (h) 10, Pablo Mac Donough 10 (2) y Juan M. Nero 10 (4, dos de penal). Total: 40.

Ellerstina Johor: Pablo Pieres 9 (8, uno de penal), Gonzalo Pieres (h) 10 (1), Facundo Pieres 10 (3 penales) y Nicolás Pieres 10 (1). Total: 39.

 

La Dolfina Sancor Seguros: 1-3, 3-4, 5-4, 7-6, 8-8, 11-9, 13-10, 13-13 y 14-13.

 

Jueces: Esteban Ferrari y Gastón Dorignac (h).      Árbitro:Guillermo Villanueva (h).