En el marco de la “Ley Micaela” el Municipio inició la capacitación de Género para funcionarios

Compartir

Se trata de la primera actividad organizada por la flamante Secretaria de la Mujer, Fernanda Rojo. La Lic. Cecilia Merchán dictó la primera jornada de concientización sobre políticas de género, obligatoria para todos los funcionarios municipales.


El pase de diapositivas requiere JavaScript.


El jueves se llevó a cabo en el Palacio Municipal la primera jornada del plan de formación dirigido a autoridades y funcionarios del Estado local, organizada por la secretaria  de la Mujer, Género y Protección de la Familia Fernanda Rojo.

De la misma participaron los principales funcionarios del Departamento Ejecutivo, entre ellos el intendente Gustavo Arrieta y la jefa de Gabinete, Marisa Fassi.

Debido al proceso de transformación social producido en nuestro país y en la región, en materia de ampliación de derechos de nueva generación, entre ellos todo el nuevo plexo normativo relacionado a discriminación y violencia de género, orientación sexual e identidad de género, se vuelve necesario, sensibilizar y capacitar en relación a las violencias y discriminación a todos los funcionarios y funcionarias, equipos técnicos y agentes de los diferentes poderes del Estado, con el objetivo de prevenir e intervenir con mirada integral en situaciones discriminatorias y violentas por género, orientación sexual, edad y etnia”, explicaron desde la Comuna.

La capacitación promovida por la Secretaría de la Mujer está a cargo de la licenciada en Comunicación Social, escritora, docente y actualmente Diputada del PARLASUR, Cecilia Merchán, quien durante la primera charla abordó aspectos centrales sobre la perspectiva de género en las políticas públicas, focalizándose especialmente en las diferentes áreas de gestión y su relación con los espacios de decisión municipal, analizando el marco normativo, los desafíos y debates en torno a la cuestión.

Con la aprobación de la Ley Micaela, que establece a nivel nacional la capacitación de las personas que se desempeñen en la función pública en todos sus niveles y jerarquías, es requisito fundamental trabajar sobre la sensibilización de dichas personas en función de prevenir la violencia de género a través de provisión de estándares, protocolos de trabajo y recomendaciones de buenas prácticas, así también como la utilización de lenguaje no sexista.