Fassi llamó a “dejar de lado el infantilismo político”

Compartir

La intendenta inauguró el período de sesiones ordinarias del HCD. Habló sobre su buena relación con Vidal pero criticó el rumbo económico de Macri. Anunció un hogar para mujeres víctimas de violencia y la creación de una línea interna de colectivos.


En el marco de un acto llevado a cabo en el micro estadio de básquet del Club Cañuelas, la intendenta Marisa Fassi inauguró este miércoles el período de sesiones ordinarias del Concejo Deliberante.

Lo hizo en un escenario colmado por público, frente a la totalidad del gabinete municipal, representantes de instituciones intermedias y también la “barra” política, que puso color con sus banderas y bombos. No obstante, el acto se llevó adelante en un marco de buen clima, a diferencia  de lo que sucedió en otros distritos de la Tercera Sección Electoral, donde eventos similares terminaron con escándalo en medio de la creciente “grieta”.

Acompañada del diputado Gustavo Arrieta, la intendenta ocupó los primeros minutos de su discurso a brindar una definición sobre su relación con los funcionarios del gobierno de María Eugenia Vidal, que en los últimos meses ha desconcertado a propios y extraños.

Hemos construido una relación de respeto mutuo con el gobierno de la Provincia, donde ha primado el interés por todos los cañuelenses”, dijo Fassi, y agregó: “Esto es posible a partir de escuchar a los vecinos y poner por delante el éxito de la gestión y no los intereses particulares”.

A pesar de las diferencias, transitamos un camino de diálogo dejando de lado el infantilismo político”, aseguró la mandataria comunal.

No obstante, criticó el impacto que las medidas del gobierno nacional tienen “en los sectores más vulnerables de nuestra comunidad”. Y aseguró que “no estamos dispuestos a dar marcha atrás en logros y avances obtenidos”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Luego, la intendenta enumeró por áreas algunos de los que consideró los logros más importantes de la gestión, haciendo especial hincapié en el manejo de los recursos. En este sentido, aseguró que el 2016 fue el noveno año consecutivo de superávit en la administración municipal. También destacó el crecimiento del activo municipal, de 1.600 por ciento en 10 años, gracias al “constante proceso de adquisición de inmuebles, maquinaria, móviles y agregado de valor”.

Fassi prestó especial atención a resaltar lo hecho en materia de Seguridad, sobre todo la confluencia de las diferentes fuerzas que actúan en el distrito –articuladas en una mesa de trabajo- y un total de 450 efectivos en todo el Partido.

En este punto, cuestionó la decisión del Ministerio de Seguridad de la Provincia, de no continuar con la formación de nuevos agentes: “Nuestra escuela descentralizada de policía fue la primera de toda la Provincia; pero el actual gobierno tomó la triste decisión de no continuar este año”, dijo la intendenta.

Otro de los aspectos destacados fue la creación de la Subsecretaría de la Mujer y la Familia, para atender los casos de violencia de Género. Al respecto, la mandataria anunció que envió al HCD un proyecto para que Cañuelas forme parte de la Red de Hogares de la Provincia, y pidió un “minuto de aplausos” en honor a Micaela García, la joven militante de Gualeguay víctima de un femicidio la semana pasada.

Fassi brindó en su discurso algunas estadísticas referidas al sistema de Salud, y destacó que por cuarto año consecutivo la mortalidad infantil se bajó al 6 por 1.000 y la comparó con los números anteriores al 2007, en que había alcanzado el 25 por 1.000.

Además, en relación al trabajo en el Hospital Marzetti y las Unidades Sanitarias, contabilizó durante el año pasado más de 3.500 internaciones, 41 mil atenciones por consultorio externo, 37 atenciones en localidades, 590 cirugías, 654 partos y casi 60 mil casos atendidos por guardia, un promedio de 170 por día.

Reforzamos la guardia con 10 médicos al día, extendimos la atención a 24 horas en las Unidades Sanitarias de Santa Rosa y Máximo Paz, y las siete unidades hoy cuentan con móvil propio”, aseguró Fassi, y puntualizó el esfuerzo económico que ello implica para el Municipio: “De cada peso que la Provincia pone en coparticipación para Salud, el Municipio pone tres”, afirmó.

La intendenta no pasó por alto la llegada de industrias y sobre todo las radicaciones en el Parque Industrial –fueron siete el año pasado- y lamentó que el cambio en las políticas económicas hayan impactado en el consumo y la inversión, no obstante lo cual –dijo- se seguirá trabajando para instalar el segundo Parque Industrial, el Parque Pyme y el Parque Logístico, proyectos demorados por la recesión económica.

También destacó la llegada de varias universidades que –según dijo- convirtieron a Cañuelas en una “ciudad universitaria en la región” y dedicó un párrafo al crecimiento del turismo sobre todo gracias a la consolidación de las fiestas del Dulce de Leche y la Picada en Uribelarrea.

Fassi enumeró varias obras recientemente finalizadas, a punto de inaugurarse o en ejecución: la planta depuradora –sin la cual no se hubiera podido iniciar la ampliación de la red cloacal- el hospital regional Néstor Kirchner, la obra de reacondicionamiento de la plaza San Martín, el Salón de Usos Múltiples en El Taladro, el proceso de inicio del tendido de gas natural en Máximo Paz (por 80 millones, financiada por la Provincia), y las obras de ampliación de agua y cloacas en varios barrios y localidades.

Sobre el final, dio a conocer que envió al HCD una batería de proyectos para ser tratados, entre los que se destacan la iniciativa para construir en Cañuelas un Hogar de Protección para víctimas de violencia de género, y la creación de una línea de transporte local ante la deficiente prestación de la Línea 51.

Las últimas palabras de la intendenta antes de formalizar la apertura de sesiones fueron para Gustavo Arrieta y -“estoy orgullosa de vos, de tu trabajo y de tu capacidad”- y para sus hijos, a quienes les pidió perdón “porque sé que este amor a la política muchas veces le resta tiempo a la familia”.