Se aproxima el verano y el gobernador se reunión con intendentes de la Costa.

Compartir

Este lunes el Gobernador decidió realizar la primera videoconferencia con los intendentes de la costa para definir protocolos para las vacaciones de verano.

A pesar del crecimiento de contagios por Covid-19, tanto en el interior de la provincia de Buenos Aires como del país, el gobernador Axel Kicillof este lunes mantuvo una videoconferencia con todos intendentes de la Costa bonaerense (desde Las Toninas hasta Monte Hermoso) con el objetivo de empezar a buscar consensos sobre protocolos y habilitaciones en miras a diciembre.

En la reunión se decidió conformar una Mesa de Trabajo entre los intendentes y funcionarios de la Provincia para avanzar en los protocolos y estrategias para el veraneo que no solo permita el descanso de los turistas, sino también que prevea el refuerzo del sistema sanitario.

La costa atlántica representa la mayor afluencia del turismo veraniego en el país, ya sea por visitantes nacionales o internacionales. Para el año que viene, la proyección más optimista es la de una clientela completamente autóctona, ya que en medio de la pandemia mundial será muy difícil sino imposible que se abran las fronteras. Allí, la oferta local correrá con gran ventaja, ya que por miedo o posibilidades económicas, el destino de este verano estará dentro de los límites argentinos.

El coronavirus está lejos de ser asunto superado y todavía no hay precisiones de cuándo podría darse rienda suelta al desarrollo de la actividad. Como todas las decisiones durante la pandemia, la evolución en las próximas semanas y hasta quizás meses será clave para la decisión final. Mientras tanto, los municipios de la costa se preparan para que la temporada sea una realidad.

Sebastián Ianantuony : “En Miramar no estamos en condiciones de no tener temporada”.

El intendente destacó que “tenemos que pensar cómo hacerla lo más segura y sanitariamente posible”.

El intendente de General Alvarado, Sebastián Ianantuony, describió la situación epidemiológica del partido y aseguró que a partir del 20 de Septiembre el distrito va a pensar en habilitar cupos para que, en principio, los no residentes puedan visitar sus casas y ponerla en condiciones para la temporada.

La estrategia busca que haya menos rotación de personas y que para los gobiernos municipales sea más fácil llevar un control sobre quienes están en la ciudad. Hacer un seguimiento más detallado frente a la posibilidad de que se presenten focos de contagios. Otra de las ideas que giraron fue que los municipios tengan un registro en donde queden asentados los datos de las personas que están en hoteles y de aquellas que alquilaron casas. Para eso les pedirían a los dueños de las propiedades que informen el tiempo de alquiler, las medidas sanitarias y cómo está conformado el grupo familiar que estará alojado.

Otra estrategia que se planteó, y que será analizada con el correr de los días, es la de armar una temporada que dure cinco meses. Que empiece en noviembre y termine en marzo. El objetivo final de ese movimiento es desconcentrar la activad del mes de enero, momento en el que viaja la mayoría de la gente y cuando hay mayor movimiento en las rutas, las playas y los municipios.