Una joven contó que a los 12 años la violó la pareja de su hermana

Compartir

Un nuevo caso de abuso a una menor salió a la luz cuando la adolescente, que ahora tiene 17, decidió denunciar al hombre de 67. Se lo había dicho a su hermana, pero no le creyó.


Una joven de 17 años relató esta semana  que cuando tenía 12 la pareja de su hermana, de 67 años, abusó sexualmente de ella. El conmovedor caso se registró en la localidad de Máximo Paz, aunque para preservar a la víctima se omiten datos que permitan su identificación.

Según pudo saber este medio, Carla (no es su nombre real) vive desde hace tiempo en la casa de una de sus hermanas y la pareja de ésta, debido a que ambos padres fallecieron. Esta semana, la joven se presentó en el domicilio de otra de sus hermanas y le pidió mudarse con ella.

El motivo es espeluznante: la joven contó que hace cinco años, cuando tenía sólo 12, fue violada por su cuñado, con quien convive. Por miedo, vergüenza y respeto a su hermana la niña cayó su secreto durante todo este tiempo, hasta que ahora pudo contarlo.

Según pudo saber este medio, la primera en saberlo fue la hermana con la que vive Carla, la pareja de su abusador. Pero ella no le creyó. Por ello decidió contárselo a su otra hermana, quien sí confió en su testimonio y se presentó a realizar la denuncia.

La mujer realizó la denuncia en nombre de su hermana –ya que aún es menor- y solicitó además medidas de protección, ya que temen por la reacción del acusado. Interviene la Fiscalía N°1, y se solicitó intervención a la Dirección de Delitos Sexuales de La Plata y del Servicio Local de Niñez.

En Argentina, en los casos de abuso sexual ocurridos en la niñez cometidos con posterioridad al año 2015 (cuando se sancionó la Ley 27.206) la prescripción de 10 años se suspende indefinidamente hasta el momento en que la persona realice la denuncia, independientemente del tiempo que haya pasado. Para los caso de los delitos ocurridos con anterioridad al 2015 rige aún la ley anterior (26.705) que establece que la prescripción se suspende hasta el momento en que la víctima cumpla los 18 años de edad.

Ambas leyes fueron dictadas reconociendo las enormes dificultades que tienen las víctimas para reconocer o enfrentar este tipo de situaciones, más aún cuando los abusadores son miembros de su entorno familiar.