Ayelén Rasquetti se casó en Ushuaia: conocé los secretos de una boda de película

Compartir

La concejal del Frente Renovador contrajo matrimonio con Leandro Telechea, su pareja desde hace 10 años. El casamiento se organizó en secreto, aprovechando un encuentro anual de su familia materna en “El fin del mundo”.


El último sábado 28 de abril, la concejal Ayelén Rasquetti fue protagonista de una historia digna de Hollywood. La concejal contrajo matrimonio con su pareja Leandro Telechea, tras diez años de noviazgo y una hija de cinco, María Joaquina.

Si bien previamente formalizaron el trámite legal en el Registro de las Personas de Cañuelas (el jueves 26), la boda por Iglesia se llevó a cabo en la capilla La Sagrada Familia de Usuahia, cumpliendo una promesa que ambos se habían hecho, y aprovechando una tradición familiar.

Ocurre que la familia materna de Ayelén (los Imbert) realizan desde hace una década un encuentro anual, en distintos lugares, nucleando a parientes de cuatro generaciones que se encuentran diseminados por todo el país. En esas reuniones charlan sobre la familia, los vínculos y repasan el árbol genealógico, además de disfrutar de un descanso.

Ayelén comenzó a “noviar” con Leandro, hace diez años, justamente tras regresar de uno de esos encuentros, llevado a cabo en Coronel Pringles.

Hace cinco años fueron papás de María Joaquina, y hace dos ambos hicieron un juramento: si alguna vez el encuentro de los Imbert se llevaba a cabo en el “Fin del Mundo”, aprovecharían para casarse y formalizar su amor.

Este año coincidió que unos tíos que viven en Ushuaia ofrecieron su hotel (“La Posta”) para el encuentro familiar, y no lo dudaron: “Lo charlamos y a los días los llamamos, les dijimos nuestra idea, y que queríamos hacerlo en secreto para que sea sencillo y sorprender a toda la familia cuando ya estuvieran allá”, contó Ayelén. “Fue todo muy difícil de preparar por las distancias y el secreto, hace dos años que lo estábamos planeando”, agregó.

La familia de Leandro viajó en secreto así como algunos amigos íntimos para que la sorpresa no se frustre, y el viernes –cuando ya estaban casados por Iglesia- enviaron una invitación por Whatsap a toda la familia.

La emocionante boda se celebró en la capilla Sagrada Familia (a la que asisten los tíos de la concejal), para lo que tuvieron que iniciar desde hace varios meses una serie de trámites en el Obispado.

Según contó Ayelén, “el festejo fue sencillo, no hubo lujos ni cosas raras, solo una familia celebrando; la idea principal era esa, poder compartir este momento tan especial con todos ellos y que sean testigos de nuestra unión ante Dios”.

En la boda no hubo fotógrafos profesionales:  la familia se hizo cargo de sacar con sus celulares y cámaras las fotos del evento.

El vestido lo hizo María José Silvestri una diseñadora entrerriana que tiene una empresa bastante conocida en el ámbito de la moda (Belona Bags). “La elegí porque la conozco de mi adolescencia y sabía que su trabajo me iba a representar”, contó Ayelén.  “El tocado lo hizo Eve Brarda también diseñadora entrerriana y hermana de mi compañero de banco y mejor amigo de la secundaria”, agregó.

Leandro, en tanto, usó un traje que le hizo un antiguo alumno de la Escuela Estrada hace un par de años para otro evento.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.