Cuáles son los beneficios y los riesgos de la inteligencia artificial

Compartir

Todo lo que amamos de la civilización es producto de la inteligencia, por lo que amplificar nuestra inteligencia humana con inteligencia artificial tiene el potencial de ayudar a que la civilización prospere como nunca antes, siempre y cuando logremos mantener la tecnología para el beneficio de buenas causas.

Es ya evidente, que la inteligencia artificial ha penetrado casi todas las áreas de desarrollo tecnológico. Desde el área del entretenimiento, donde se pueden tener juegos con crupier en vivo creados con inteligencia artificial, hasta el área de robótica y seguridad global.

Pero, ¿qué es exactamente la inteligencia artificial (IA)?

Como bien ya dijimos, casi todas las áreas del quehacer humano están siendo impulsadas por la IA, desde SIRI o Alexa, hasta autos autónomos, la inteligencia artificial está progresando rápidamente. Mientras que la ciencia ficción a menudo retrata a la IA como robots con características similares a las humanas, la IA puede abarcar cualquier cosa, desde los algoritmos de búsqueda de Google hasta las armas autónomas.

La inteligencia artificial hoy en día se conoce adecuadamente como IA estrecha (o IA débil), ya que está diseñada para realizar una tarea estrecha (por ejemplo, solo reconocimiento facial o solo búsquedas en Internet o solo conducir un automóvil). Sin embargo, el objetivo a largo plazo de muchos investigadores es crear la IA general (AGI o inteligencia artificial fuerte). Si bien la IA estrecha puede superar a los humanos en cualquier tarea específica, como jugar al ajedrez o resolver ecuaciones, la inteligencia artificial fuerte o AGI (inteligencia artificial general por sus siglas en inglés) superaría a los humanos en casi todas las tareas cognitivas.

En el corto plazo, el objetivo de mantener el impacto de la IA en la sociedad es beneficioso y motiva la investigación en muchas áreas, desde economía y derecho hasta temas técnicos como verificación, validez, seguridad y control. Si bien puede ser poco más que una pequeña molestia si su computadora portátil falla o es pirateada, se vuelve aún más importante que un sistema de inteligencia artificial haga lo que usted quiere que haga si controla su automóvil, su avión, su marcapasos, su  sistema de comercio automatizado o su red eléctrica. El verdadero desafío a corto plazo es evitar una carrera armamentista devastadora en armas letales autónomas.

A largo plazo, una pregunta importante es qué sucederá si la búsqueda de una IA fuerte o AGI tiene éxito y un sistema de IA se vuelve mejor que los humanos en todas las tareas cognitivas. Como lo señaló I.J. Good en 1965, diseñar sistemas de inteligencia artificial más inteligentes es en sí mismo una tarea cognitiva. Tal sistema podría sufrir una mejora personal recursiva, desencadenando una explosión de inteligencia que deja muy atrás el intelecto humano. Al inventar nuevas tecnologías revolucionarias, tal superinteligencia podría ayudarnos a erradicar la guerra, las enfermedades y la pobreza, por lo que la creación de una IA fuerte podría ser el mayor evento en la historia de la humanidad. Sin embargo, algunos expertos han expresado su preocupación de que también podría ser el último evento “humano”, a menos que aprendamos a alinear los objetivos de la IA con los nuestros antes de que se vuelva superinteligente.

Hay quienes se preguntan si alguna vez se logrará una IA fuerte, y otros que insisten en que la creación de una IA superinteligente será beneficiosa. Ambas posibilidades están en la mesa, pero también hay que reconocer el enorme potencial de un sistema de inteligencia artificial para causar un gran daño, intencionalmente o no. La investigación ayudará a prepararnos mejor para prevenir tales consecuencias potencialmente negativas en el futuro, y así disfrutar a la vez de los inmensos beneficios de la IA al tiempo que se evitan las dificultades.

¿Cuáles son los peligros de la inteligencia artificial?

La mayoría de los investigadores están de acuerdo en que es poco probable que una IA superinteligente muestre emociones humanas como el amor o el odio, y que no hay razón para esperar que la IA se vuelva intencionalmente benevolente o malévola. En cambio, al considerar cómo la IA podría convertirse en un riesgo, los expertos piensan dos escenarios más probables:

  • La IA está programada para hacer algo devastador: las armas autónomas son sistemas de inteligencia artificial que están programados para matar. En manos de la persona equivocada, estas armas podrían causar fácilmente bajas masivas. Además, una carrera armamentista de la IA podría llevar inadvertidamente a una guerra de la IA que también provocaría bajas masivas. Para evitar ser frustrados por el enemigo, estas armas estarían diseñadas para ser extremadamente difíciles de “apagar”, de modo que los humanos podrían perder el control de tal situación. Este riesgo está presente incluso con una IA estrecha, pero crece a medida que aumentan los niveles de inteligencia y autonomía de la IA.

 

  • La IA está programada para hacer algo beneficioso, pero desarrolla un método destructivo para lograr su objetivo: esto puede suceder siempre que no logremos alinear completamente las metas de la IA con las nuestras, lo cual es sorprendentemente difícil.

 

Como vemos, la preocupación por la IA avanzada no es la malevolencia sino la competencia. Una IA súper inteligente será extremadamente buena para lograr sus objetivos, y si esos objetivos no están alineados con los nuestros, tenemos un problema.

Pero, hasta ahora, la inteligencia artificial está liderando el camino para cambiar la vida en la Tierra para mejorarla significativamente. Por ejemplo, ha habido inmensos avances en el campo del aprendizaje automático y el aprendizaje profundo. Estos conceptos han permitido que las máquinas procesen y analicen la información de una manera muy sofisticada.

Gracias a estos desarrollos de IA, las máquinas ahora pueden realizar funciones complejas como el reconocimiento facial.

Entre los beneficios de la IA que gozamos actualmente también están mejores procesos de automatización, la previsión meteorológica inteligente que ayuda a la prevención oportuna de desastres naturales, y el surgimiento de robots que podrán hacer los trabajos riesgosos o difíciles para los seres humanos.

La IA no es simplemente una tecnología unidimensional. Sus beneficios y aplicaciones son mucho más importantes y notables que sus riesgos o aprehensiones, y esto es precisamente lo que también ayudará positivamente a los humanos en el futuro cercano.