De película: hicieron un boquete y vaciaron las cajas fuertes

Compartir

El robo ocurrió en la Inmobiliaria Cesteros, en pleno centro cañuelense y a 200 metros de la Comisaría. Se habrían llevado una importante suma en dólares.


El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Un robo de características cinematográficas tuvo lugar durante el fin de semana en la Inmobiliaria Cesteros, ubicada sobre la Avenida Libertad al 900. Con una logística y preparación inusual, delincuentes abrieron un impresionante boquete en la pared de la oficina, y utilizando una amoladora violentaron dos cajas fuertes que contenían dinero y documentación importante.

El atraco fue descubierto recién en la mañana del lunes, cuando los empleados de la inmobiliaria llegaron. Lo primero que les llamó la atención es que la alarma se hallaba desactivada, algo completamente inusual. Luego descubrieron las cajas abiertas y el enorme boquete sobre la pared lindera a una obra en construcción.

La planificación al detalle del roboo –los boqueteros incluso lograron burlar los sensores de movimiento de la alarma pegando cartones frente a ellos- hace suponer que los ladrones contaban con información privilegiada.

En este sentido, los damnificados desconfían de alguien que haya trabajado en la obra en construcción lindera. Recientemente varios obreros ingresaron a la inmobiliaria para solucionar una pérdida de agua que la obra había ocasionado, y allí pueden haber observado las características de la oficina.

Personal policial, según trascendió, ya contactó a los responsables de la obra para solicitar un listado completo de las personas que pasaron por la construcción.