Los vascos celebraron la Noche de San Juan

Compartir

Con danzas típicas, fuegos y la quema de un muñeco gigante en el Parque de la Salud, la comunidad vasca cañuelense realizó su propia celebración, que finalizó con una cena en el centro Denak Bat.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Se trata de una fiesta precristiana disfrazada de católica. La noche de San Juan -el solsticio de verano o de invierno- conmemora el día más largo del año en el Hemisferio Norte, y el más corto en el Hemisferio Sur. La tradición de esta noche mágica, que conduce a prender hogueras en multitud de pueblos y barrios de Euskal Herria, está asentada asimismo en buena parte de las colectividades vascas repartidas por el mundo.

Así también se vivió en Cañuelas; la comunidad vasca protagonizó el sábado 25 un desfile desde la sede social hasta el Parque de la Salud, donde entre danzas típicas se llevó a cabo la tradicional quema de la Sorgina.

La quema del muñeco gigante -símbolo de renovación y buenos augurios- fue acompañada de otros muñecos más pequeños llevados por los concurrentes, como una manera de dejar atrás lo viejo, y renovarse.

La celebración concluyó en la sede del centro Denak Bat, donde los concurrentes bailaron y compartieron una cena tradicional.

(Colaboración y Fotos: Gladys Amundarain)