La Natividad campeón: El futuro ya llegó

Compartir

El equipo integrado por los hermanos Camilo y Barto Castagnola, Poroto Cambiaso y Lucas Monteverde (h) se adjudicó la Copa de Oro del Metro Mediano imponiéndose a la Virgencita donde destacaba David “Pelón” Stirling.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hace casi diez años en la temporada 2009,  se producía el último triunfo  en  Palermo de la formación de La Dolfina que obtuvo cuatro  Abiertos Argentinos ( 2005, 2006  2007 y 2009) y alcanzara el mágico número de 40 goles de valorización, siendo uno de los pocos equipos de la historia del polo argentino en lograrlo . Tres de los jugadores que integraban aquella formación , Adolfo Cambiaso, Bartolomé Castagnola y Lucas Monteverde coincidieron ayer nuevamente en la consagración de un equipo de Cañuelas  en un torneo oficial. Sólo que esta vez no eran ellos los protagonistas, sino que sus hijos -quienes sueñan también con levantar el trofeo máximo alguna vez en la llamada Catedral del Polo- se consagraron campeones de la Copa de Oro del Metro Mediano que organiza la Asociación Argentina de Polo, jugando para La Natividad

Camilo y Barto Castagnola, junto a Adolfo “Poroto” Cambiaso y Lucas “Lukin” Monteverde, dieron en el mediodía del miércoles en el predio que la AAP tiene en Pilar una muestra acabada de porque se los sindica como futuros campeones en un deporte cada vez más competitivo. Con un equipo precoz en edad, pero con  importante experiencia adquirida, derrotaron sin atenuantes a La Virgencita por 10 a 5 mostrando un polo veloz y cargado de frescura. Más allá del valor  del título – que cobra relevancia porque en el otro finalista jugaba David Stirling-  el dato significativo estuvo dado en la reunión de estos cuatro adolescentes que viven a metros de distancia pero que en este torneo compartieron por primera vez camiseta en una competencia oficial.

La fría  estadística marcará  que fue victoria para La Natividad por 10 a 5 frente a La Virgencita, pero datos al margen quedará el recuerdo de una jornada donde el talento y el afecto volvieron a ser protagonistas, esta vez con otros actores, diez años después.