Dos entraderas en el corredor de la ruta 3

Compartir

El accionar de una banda que ha venido produciendo varios robos bajo la modalidad de entraderas tiene a maltraer a las fuerzas policiales y ha generado una creciente preocupación en el Municipio.

Todo indica que los casos que se han ido repitiendo serían ejecutados por la misma banda responsable por los violentos asaltos de las últimas semanas en la localidad de Villa Adriana. El domingo por la noche, la policía detuvo en la vía pública a Sebastián Vivanco, un joven de 21 años oriundo de Máximo Paz, mientras manejaba un Toyota Corolla que había sido robado en la ruta 3 el pasado viernes 19 cerca de las 21.30 horas. Tres sujetos armados que circulaban en un Volskwagen Gol negro encañonaron a la dueña del auto y la obligaron a detenerse, para hacerse con el vehículo.

Ese mismo viernes, a las 3.30 de la madrugada, a pocos kilómetros de allí, una banda de al menos tres hombres entró en forma intempestiva en una casa ubicada en una zona de quintas cerca del barrio Peluffo.

En el lugar dormían el propietario de la vivienda, Sergio Trejo, junto a su pareja. Cuando el hombre detectó la presencia de los malhechores se produjo un forcejeo y a uno de los ladrones se le escapó un disparo, que atravesó el respaldo de la cama. La bala fue hallada al otro día por el propio damnificado, ya que había sido pasada por alto por el personal de la policía científica.

Los ladrones ataron de pies y manos a Trejo y su pareja, y se tomaron más de dos horas para revolver el domicilio, buscando dinero, electrónicos y objetos de valor. Incluso tuvieron tiempo de servirse una suculenta cena en el comedor de la vivienda.

Este lunes hubo otro caso similar, también en el corredor de la ruta 3. Una pareja de la localidad de Santa Anita fue víctima de una entradera: cuatro ladrones los esperaron cuando llegaban a su casa cerca de las 21.

Tras obligarlos a ingresar al domicilio, revolvieron todo y hasta le dieron un culatazo al hombre, nerviosos porque su mujer demoraba en abrir la puerta. Tras poco menos de media hora, los ladrones huyeron llevándose dinero, joyas, teléfonos y objetos electrónicos, no sin antes encerrarlos y atarlos en el baño.

En este caso los delincuentes se llevaron también el automóvil de la familia –un Chevrolet Celta- que luego apareció abandonado cerca de la zona de Peluffo.

Si bien hay total hermetismo en las autoridades policiales, fuentes cercanas a la investigación están convencidos de que se trata de la misma banda, y que el detenido Vivanco es uno de los involucrados. Justamente anoche se habría realizado un allanamiento en su domicilio donde al parecer se encontraron elementos que serían parte de varios botines. Vivanco cuenta con antecedentes, y hace algunos meses salió de la cárcel tras cumplir una condena por robo a mano armada.

También fuentes cercanas al todavía intendente Gustavo Arrieta –asumirá la semana pasada como diputado nacional- aseguran que el malestar del jefe comunal ha ido creciendo, sobre todo por la demora registrada en algunos pedidos de allanamiento a la Justicia, que frenan la investigación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *