Comedores escolares: preocupación por rumores de recorte

Compartir

Si bien hasta el momento no hubo ninguna comunicación oficial, algunos medios provinciales dieron cuenta recientemente de “recortes” en el envío de mercadería a los comedores escolares de verano.

Las autoridades locales del Consejo Escolar, si bien prefirieron mostrarse cautos, reconocieron estar alertas ante cualquier posibilidad de ajuste que pueda afectar al Servicio Alimentario Escolar, que en Cañuelas beneficia a alrededor de 2.600 chicos.

“Por el momento nosotros seguimos trabajando con los mismos valores, no se nos notificó de ningún tipo de ajuste”, aclaró el tesorero del Consejo, Eduardo Della Corte. Sin embargo, reconoció que en algunos distritos la suba de precios experimentada en los últimos dos meses ha operado como un recorte de hecho: “Hay lugares donde el servicio está licitado, entonces si los proveedores reciben una suma fija, por el mismo monto ante el aumento de los alimentos, entregan menos cantidad, por eso en las escuelas se quejan”, aseguró.

Sin embargo, explicó que por el momento la situación no afecta a Cañuelas: “Nosotros nos venimos manejando en las escuelas de verano con normalidad, sobre todo porque los chicos que concurren no son muchos; pero si para marzo no hay una actualización, vamos a tener complicaciones”, afirmó.

En el Consejo Escolar esperan que, como ha ocurrido en los últimos años, al comienzo del ciclo lectivo haya un incremento del valor del SAE acorde a la inflación, pero temen que ante el aumento de los productos –sobre todo- alimenticios de diciembre y enero, el servicio pueda verse afectado.

Para colmo, el Consejo acarrea un desfasaje en la cadena de pagos –recién se pagaron las compras del mes de septiembre- que puede complicar más la situación.

“El aumento de precios de los alimentos de los últimos meses está entre el 30 y el 40 por ciento, realmente necesitamos un reajuste de los valores, sino va a ser muy difícil prestar el servicio alimentario escolar como lo vinimos haciendo hasta ahora”, explicó Della Corte.

“Por ahora somos pacientes, porque los incrementos suelen darse en marzo, y más allá de las notas periodísticas, hasta ahora no existe ninguna comunicación oficial. Pero estamos alertas, también porque entre el 2001 y el 2015 la cantidad de chicos que necesitan del servicio alimentario bajó de 10 mil a 2.600, lo que habla de una recuperación del valor adquisitivo de muchas familias; esperemos que la situación actual de suba de precios no haga que ese número ahora empiece a subir”, cerró el consejero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *