Arrieta fue habilitado para asumir como diputado nacional

Compartir

Tras un acalorado debate, el Concejo Deliberante aprobó en una sesión extraordinaria un pedido de licencia que habilitará al intendente Gustavo Arrieta a dejar momentáneamente su cargo para asumir como diputado nacional, cargo para el que fue electo en el año 2013 y para el que está ahora habilitado para asumir merced a varios corrimientos que se produjeron en el bloque del FPV.

La extensión de la licencia fue estipulada en 180 días, no obstante no comenzará de forma inmediata, sino que quedará abierta para ser utilizada a partir del momento en que se produzca algunas de las variables que le permitan a Arrieta asumir su bancada: un llamado a extraordinarias por parte del presidente Mauricio Macri, un requerimiento del bloque de diputados del FPV, o el inicio formal de las sesiones a comienzos del mes de abril.

Mientras tanto, Arrieta continuará al frente de la comuna, a excepción de un período de vacaciones de 10 días hábiles durante el mes de enero. Cuando asuma como diputado, lo reemplazará presumiblemente su esposa y primera concejal de la lista, la actual Jefa de Gabinete Marisa Fassi.

La aprobación de la licencia no fue un trámite sencillo para el oficialismo, que argumentó en favor del pedido del intendente destacando el cambio en el “mapa electoral” nacional y provincial, y los beneficios que supuestamente tendrá para el distrito el contar con un diputado nacional.

Los concejales del FPV hicieron hincapié en el antecedente de la licencia de la que Arrieta hizo uso para asumir como ministro de Asuntos Agrarios durante el gobierno de Scioli, y que en ese momento fue acompañada de forma unánime por la oposición. Y destacó que durante los dos años en que ejerció esa función estuvo en permanente contacto con los funcionarios municipales.

“¿Debemos dejar pasar la posibilidad de  una diputación nacional para Cañuelas en este contexto político? Creemos que la oposición política debe hacerse sin erosionar la gobernabilidad”, reclamó el jefe de la bancada oficialista Hugo Castagneris, llamando la atención de parte de la oposición que había adelantado su voto negativo al pedido de Arrieta.

Pero a los concejales alineados en “Cambiemos” –aunque formalmente divididos en varios bloques- los argumentos no los convencieron. “Estamos en contra de las candidaturas testimoniales; el pueblo lo votó para que sea intendente”, aseguró Horacio Cabrera (UCR – GEN). “No es ético para el pueblo que lo votó”, lo acompañó Carolina Torrilla (Espacio Abierto).

A través de Leonel Vázquez, el Frente Renovador sentó posición a favor del pedido de Arrieta. “Estas situaciones pasan todo el tiempo a nivel provincial y nacional en todos los partidos políticos; en todo caso creemos que hay que dar un debate ético que nos excede, pero el pedido de licencia es válido”, aseguró el concejal massista.

Otro de los que se opuso es Carlos Álvarez (UCR – GEN), que directamente pidió que Arrieta renuncie al municipio, lo que habilitaría a una nueva elección para intendente dentro de dos años. Álvarez habló de “degradación de la palabra”, y opinó que “Arrieta nos mintió a todos”, cuando en el marco del debate en la interna del FPV polemizó con el sector de Alejandro Cid Menna y Rodrigo Ruete que denunciaban que su candidatura era testimonial.

El propio Ruete (FVP) le salió al cruce. “Me sorprende que otros bloques se metan en las internas del espacio político al que pertenezco, y justamente cuando se trata de bloques que no se sabe dónde están, porque a Cambiemos en esta sala no lo encuentro”, disparó con ironía el ex subjefe de ANSES.

“Efectivamente nosotros pusimos este tema en la agenda política este tema” –reconoció Ruete-“y por eso mismo no hay ninguna incoherencia; el espacio político dirimió esto en las urnas. Estuvo a la luz y fue sanjado no con una sino con dos elecciones”, agregó, y cerró terminante: “Si lo que están buscando es dividir el bloque del FPV, no cuenten conmigo”.

La discusión derivó luego en chicanas políticas y cuestionamientos cruzados, y no faltó la intervención del público. Incluso la concejal Torrilla pidió en un momento que abandonara el recinto el ex concejal Pablo Arias, cansada de ser interrumpida por sus comentarios mientras hacía uso de la palabra.

A la hora de los votos, el recuento estuvo dividido, pero la licencia del intendente fue aprobada por 11 a 7. Resta esperar ahora que la misma se haga efectiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *